• ACRONO
    Diseño de Atmósferas · Espacios · Arquitectura · Diseño de Experiencias

    El presente proyecto consiste en una propuesta de un restaurante/bar de cocina y mixología molecular, llamado ACRONO, ubicado en el centro histórico de Bogotá. El restaurante surge tras entender el barrio La Candelaria como un espacio multidimensional, donde destacan elementos que definen la relación de las personas y su entorno de forma distinta. Entre estos destaca el trazado urbano y la rasante, que generan la idea de laberinto, por los diferentes recorridos intrincados y la marcada pérdida del horizonte por las fachadas y la topografía. Posteriormente, se encontró la sensación de La Candelaria como un espacio perdido en el tiempo, pues las dinámicas de su arquitectura colonial se fusionan a las actuales. Como resultado de estos tres elementos se toma el laberinto y la atemporalidad, para crear un restaurante que juega con la percepción del paso del tiempo a partir de ciclos de día y noche. 


  • En este sentido, se exploró la intervención The Weather, de Olafur Eliasson, en donde, por medio de la luz monocromática amarilla, detiene momentos en el tiempo al provocar un atardecer eterno. Asimismo, las obras Skyscapes y Wedegeroks, de James Turrell, juegan con la percepción de la realidad. La primera usa el techo para generar rupturas temporales de contrastes entre día y noche, mientras que la segunda demuestra cómo la luz puede generar límites visuales intangibles. A partir de lo anterior, surge la idea de crear un espacio que juegue con la percepción del paso del tiempo, utilizando la luz artificial como protagonista para generar rupturas temporales y espaciales en dos atmósferas principales.  ​​​​​​​
  • De esta forma, lo primero que se observa es la fachada, la cual es un gran muro blanco en tapia que emana luz desde el interior para generar curiosidad en los transeúntes. Después, al ingresar, la recepción cuenta con una luz monocromática amarilla que los transforma en espacios de transición congelados en el tiempo, marcando el inicio de una experiencia disruptiva. Posteriormente, se encuentra el restaurante, el cual está dividido en dos espacios con mesas de diferentes tamaños pero que comparten una la luz cíclica, que se alterna entre el día y noche, pues la luz del día parece entrar por las claraboyas, mientras que las luces en el techo emanan una luz tenue nocturna. Además, se complementa con el agua detenida a su alrededor y el sonido de una cascada fluyendo, engañando a los sentidos en un juego de percepción atemporal. Dentro de este espacio los clientes se sientan y reciben la carta que brinda diferentes experiencias para compartir, con platos de comida molecular que ofrecen nuevas sensaciones. Finalmente, el bar en el centro del lugar tiene una experiencia monocromática similar a la recepción, pero con una mayor atracción visual, pues la absorción del color por la luz destaca la forma y sabor de los cócteles.
  • Lobby
  • Zona Día
  • Bar: Eterno Atardecer
  • Zona Noche
  • Identidad Visual
  • Redes Sociales
  • Uniformes
  • Menú Restaurante 
  • Menú Bar
  • Universidad de los Andes
    Diseño de Atmósferas
    2020

    Profesores:
    Camilo Isaak
    Karen Aune

    Equipo de trabajo:
    Carol Martinez
    Daniel Castrillón
    Laura Páez
    Natalia Combariza
    Nicole Rivera 
    Santiago Vásquez 

    ​​​​​​​