Teoria Unidad Intermedia Vivienda. 7 Semestre

  • BAHIAS ESTACIONALES
     
    A partir de lo aprendido durante el semestre se buscó una situación problemática en la ciudad de Bogotá, la cual pudiera ser resuelta mediante una intervención  que representara la relación entre arquitectura y sociedad.  De esta manera, se encontró que uno de los problemas que más se repite en la ciudad surge en los espacios denominados como bahía, los cuales funcionan como zonas de transición entre una vía y el andén siendo destinados al parqueo vehicular. Actualmente son desaprovechados debido a un sistema de restricción implementado por el ex alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa, con el cual pretendía darle más relevancia al peatón sobre los vehículos; este se generó a partir de unos elementos llamados bolardos, los cuales fueron considerados como una intervención agresiva en el espacio público, debido a que obstaculizaban el paso del peatón e impedían su permanencia.
    Hace unos pocos años se tenía la creencia en Bogotá que el espacio público hacía parte del vacío, de elementos que no participaban en la realidad de una convivencia o relación con las personas. Parecía entonces que éste era de carácter privado y un elemento residual, que tenía la condición de ser de todos pero que a la vez no era de nadie (Bogotá: Alcaldía Mayor, 2006). Hoy en día muchos somos conscientes que el espacio público no tiene cualidades privadas, que el bien colectivo debe privar sobre el bien particular en las ciudades, que un buen espacio público es aquel que es planeado y diseñado, es aquel que facilita el encuentro social y cultural y que promueve el ocio, la recreación y el deporte. Es importante también tener en cuenta que en su totalidad debe ser un espacio incluyente, que asegure que todos los ciudadanos participen de sus beneficios y que sea leído como un bien común.
    Nuestra intervención tiene como objetivo reactivar estos espacios, que han perdido su identidad al no tener un uso definido convirtiéndose en zonas residuales. Para esto, se realizará una intervención donde las personas puedan vivir nuevas experiencias, dejando a un lado la monotonía del día a día y generando lugares de ocio, a partir de la construcción de escenarios con los cuales no cuenta la ciudad, que evocarán las estaciones del año:Verano, Otoño, Invierno y Primavera, partiendo de la idea proporcionada por Kevin Lynch de diseñar espacios urbanos partiendo del entendimiento de las diferentes percepciones e imágenes mentales que puedan ocasionar en cada uno de los ciudadanos (Carmona, Heath, Oc, & Tiesdell, 2010).
    La idea es entonces observar cómo el peatón puede tener una relación más directa con estas áreas, teniendo en cuenta su importancia dentro de la ciudad al ser una parte de la calle, la cual como lo dice el autor Jane Jacobs, funciona como contenedor de la actividad humana y sus interacciones sociales (Carmona, Heath, Oc, & Tiesdell, 2010). Para eso es necesario proporcionarles una identidad definida a partir de las diversas actividades que se puedan realizar en ellos. A pesar de que aquellos espacios son una alegoría a las estaciones del año, los escenarios no serán recreados de manera literal sino que serán una abstracción de la realidad, a partir de una composición de elementos urbanos que permitan una relación con la sociedad, la cual es principalmente constituida por los peatones.
    Esta será una intervención lineal que abarcará bahías consecutivas, que podrían ser repetidas en cualquier otra parte de la ciudad donde existan. La primera bahía evoca verano, la cual se compone de objetos como palmeras, arena, piedras pequeñas y pozos de agua, que recrearán aquella estación a partir de los sentidos.
    La segunda estación será el otoño, compuesto a partir de árboles nativos como el sangregado, cuyas hojas cambian de color tomando pigmentos rojizos y amarillos antes de caer.
    La tercera estación será el invierno el cual será recreado con espuma, pinos y pozos de agua que permitan recrear este ambiente.
    Por último la primavera se compondrá de distintas especies de flores coloridas, con textura de piso blando, jardines y céspedes verdes.
    Vale la pena aclarar que los materiales de piso, mobiliario o elementos adicionales, dependerán de la sensación de calor o frío que emiten las mismas estaciones. Por ejemplo, en el caso del invierno y el otoño se usarán materiales cerámicos, el concreto y vidrio; y en el caso del verano y el otoño se usarán materiales como telas y madera.
    Bahías dinámicas es una apuesta a que se puede eliminar en Bogotá esos espacios residuales que han dejado de ser usados y que se pueden crear espacios virtuales, llenos de vida, que recreen algo que la ciudad nunca va a poder tener: Las estaciones.
    Bibliografía
    Bogotá: Alcaldía Mayor. (2006). Espacio público : encuentro de multitudes. Bogotá: Aurora.
    Carmona, M., Heath, T., Oc, T., & Tiesdell, S. (2010). Public spaces, urban spaces: The dimensions of Urban Design. Boston: Architectural Press.
  • Espacio inutilizado sobre bahia preexistente
  • Intervención sobre bahias
  • Antes y despues de la intervención
  • Las estaciones plasmadas en las bahias