Un discurso para sí mismo

  •  
    “Un discurso para sí mismo” es el nombre que he decidido darle a una serie de dibujos de sillas que a su vez hacen parte de un proceso más grande y aún inconcluso que inició hace aproximadamente 2 años. La necesidad de dibujar, y de dibujar sillas en particular, parte del diálogo entre tres preocupaciones fundamentales para mi proceso: la posibilidad de reflexionar sobre lo cotidiano a través de la inmediatez del dibujo, el intento de comprender la modernidad y sus repercusiones en nuestra era transicional actual, y el funcionamiento del sistema de los objetos como reflejo de nuestros propios comportamientos como seres conscientes. Dichas preocupaciones, asumidas como campos de dispersión, es decir, como espacios provisionales y como diferencias propuestas, me permitieron explorar una forma de relación dialéctica entre la silla como objeto funcional y el dibujo como acto de significación. En resumidas cuentas e independientemente de lo que esta serie o de lo que cada una de sus piezas parezca connotar, el proceso de la obra se ha convertido en un verdadero ejercicio personal de reflexión sobre el lugar de la práctica artística frente a esas dos unidades discursivas que son la funcionalidad y la significación.   
     
  • “El más hermoso de los animales domésticos”
    18,2cm x 25,7cm
    Tinta china sobre papel
    2014
     
  • “El objeto moderno liberado de su función”
    18,2cm x 25,7cm
    Tinta china sobre papel
    2014 
     
  • “El hombre de colocación”
    18,2cm x 25,7cm
    Tinta china sobre papel
    2014
     
  • “El hombre de relación y de ambiente”
    18,2cm x 25,7cm
    Tinta china sobre papel
    2014
     
  • “De la motivación serial a la motivación real”
    18,2cm x 25,7cm
    Lápiz sobre papel
    2014
     
  • “El objeto encerrado: los celos”
    18,2cm x 25,7cm
    Lápiz de color sobre papel
    2014
     
  • “Un juego serial”
    18,2cm x 25,7cm
    Lápiz de color sobre papel
    2014