per (corp) se

  • A lo largo de la historia hemos buscado refugio y construido espacios para resguardar nuestra humanidad, entendiendo escasamente que nuestro cuerpo es nuestro primer espacio habitado y será el último. Generamos ambientes y arquitecturas masivas a nuestro alrededor, dejando entre nosotros y lo que nos rodea  espacios transgredibles. 
     
    Entendiendo entonces el cuerpo como espacio habitado, surge la idea de la ropa como espacio habitable, esa primera arquitectura que no se proyecta para exponer sino para proteger la esencia corporal creando caparazones y capullos en los que evolucionamos.
     
    Es apartir de estas reflexiones donde veo la necesidad de crer estos espacios para el cuerpo vivido a través de materiales que combinen la suavidad y la firmeza volumetrica en este caso el fieltro, encontrado en las tradicionales sombrererias bogotanas, es la transpolacion de materiales y processos tipicos hacia nuevas formas y aproximaciones, explorando las formas por medios de tecnicas artesanales como la tejeduria, el bordado y sobretodo mediante los sucesos impredescibles que moldean cada material y le dan el aspecto propio cada vez.