• DEJARSE NARRAR
  • Todo inicia con un dolor de venas, tal vez un aviso de que algo no anda bien. Con el tiempo he aprendido a descifrarlo y a entender que mi cuerpo sólo busca dejarse narrar. Estos universos reflejan aquellas etapas que se viven durante  esa narración. La presión, el vuelo, la fragmentación, el miedo y el cambio son sólo algunos estados que ayudan a calmar aquellos dolores internos.