Sábado con los abuelos

  • La rutina cada vez que visito a mis abuelos es la misma: montar en bicicleta, caminar por el parque cercano a su casa, escuchar las campanas del heladero que aún después de 21 años sigue estando en el mismo parque a la misma hora, comer cuanta golosina mi abuela prepare y los más importante llenarme de amor cada que los veo.