• En el año 1268 surgió el concepto de Bottega ; un laboratorio primitivo de experimentación donde se aprendía a crear o producir en grupo y se transmitía el saber a través de la confrontación con la materialidad. No obstante, la modernización e industrialización causaron, en parte, que el acto de producir por medio del hacer a mano se difuminara, dando inicio a la manufactura repetitiva y organizada. 

    Con el ánimo de recrear estos espacios, empezamos a explorar distintas convergencias de materiales que nos transmitieran las sinergias orgánicas que solían ocurrir. ​​​​​​​Buscando destacar la importancia de revivir espacios como estos en nuestra vida cotidiana. Donde los materiales dejan de ser elementos aislados para converger entre sí y se reconoce el valor de las capacidades de las personas que construyen el lugar.
  • A su vez, lo más valioso de estos espacios eran que las relaciones interpersonales que se generaban de manera natural. Por esta razón, creamos un restaurante que por medio de los materiales y las dinámicas sociales se haga alusión a una Bottega cotidiana.