MORPHÊ

  • Se puso en escena una realidad en la que el rumbo de la humanidad fue cuestionado, un imaginario del futuro controlado por la ciencia, laboratorios e intervenciones en los cuerpos para mejorar la humanidad. De este modo, en un espacio de 9 metros cuadrados, iluminado únicamente por dos focos de luz blanca sobre dos mesas cubiertas por plástico se encuentran unas gemelas acostadas en cada una de las mesas. Una de ellas representa el clon de la otra. La mujer de la izquiera tiene una apariencia natural, vestida en ropa interior color piel que deja ver su ombligo para hacer énfasis en su origen humano, su maquillaje quiere resaltar las imperfecciones del cuerpo y el exceso de humanidad. Por el contrario, el clon lleva una trusa que cubre su ombligo y un maquillaje que hace alusión al líquido amniótico que cubre al bebé durante un parto.
  • En este escenario, la mujer humana se acuesta voluntariamente sobre la mesa para despedirse de su cuerpo y despojarlo del exceso de humanidad. Un científico, encargado de este proceso se acercará para canalizarla y comenzar el procedimiento. Este cable la conecta a su nuevo cuerpo por medio de un circuito de quince bolsas bolsas de suero que cuelgan desde el techo a diferentes alturas. Para hacer énfasis en la purificación de la sangre de la raza humana, las bolsas hacen una transición desde el rojo sangre, hasta el azul artificial. Así, finalmente la mujer acienciada en un nuevo cuerpo fruto de la simbiosis entre la ciencia y la humanidad. El performance finaliza con el acto de reconocimiento y apropiación del nuevo cuerpo y el último adiós al cuerpo humano. La escena descrita anteriormente está ambientada en el fondo por una pista sonora que mezcla sonidos de estática, burbujas, líquidos, latidos del corazón , monitores y la melodía de la canción Arion de Enya. La mezcla de esta combinación sensorial quiere recrear un ambiente de sueño profético. Así la ciencia y la tecnología trabajaron de la mano para revolucionar los alcances humanos.
  • La simbiosis entre el cuerpo humano y la ciencia fue el eje central para el desarrollo del proyecto. Así, tomando como fuente de inspiración los cuestionamientos futuristas por parte de la directora británica Lucy McRae, planteamos como objetivo evocar el renacer de la raza humana. Nos sumergimos en la re-creación de lo que interpretamos como un sueño profético de Morfeo, donde la ciencia y el cuerpo se unen como uno solo. De este modo, la manera de relacionarnos con nuestro entorno y la forma en la que habitamos nuestra condición humana será mediada en un futuro donde, controlados por la ciencia, en laboratorios de luz blanca y mediante las intervenciones en los cuerpos, la humanidad será mejorada y dará paso al humano acienciado. Finalmente, la ciencia se convierte en el medio ideal para alcanzar el renacer de la raza humana perfecta.